La concertación territorial se convierte en elemento clave de la Ley 13/2015, del 9 de julio, de ordenación del sistema de empleo y del Servicio Público de Empleo de Catalunya, que ordena el sistema de empleo y regula el Servicio Público de Empleo de Catalunya, SOC, como centro de gobernanza de este sistema.

El artículo 15 de la Ley se refiere de manera específica y monográfica a la concertación territorial como elemento facilitador del encaje al territorio, la coordinación y la integración de las actuaciones ocupacionales. En este nuevo marco, el Servicio Público de Empleo de Catalunya tiene que promover la concertación territorial con las administraciones locales, las organizaciones sindicales y empresariales más representativas de Cataluña, y las entidades arraigadas en el territorio.

La concertación territorial tiene que incluir la diagnosis, la coordinación, la integración y la propuesta de planificación, ya que puede servir para gestionar o ejecutar las políticas de empleo, de acuerdo con los criterios establecidos en el Plano de desarrollo de las políticas de empleo vigente (uno de los instrumentos estratégicos)

El ámbito territorial para la concertación territorial es el local: comarcas, agregaciones de comarcas, municipios de más de 50.000 habitantes, o territorios, con una realidad económica y ocupacional diferenciada, que comparten necesidades y objetivos de desarrollo y creación de empleo.

El resultado de la concertación se concreta en las estrategias territoriales que surgen de la identificación de las necesidades del territorio, a partir de las cuales se configuran y formulan las políticas de empleo y desarrollo local específicas. En definitiva, la concreción del ámbito de la concertación territorial se traduce en las estrategias, los planes y otros instrumentos de planificación territorial.

La finalidades de las estrategias, los planes| y otros instrumentos de participación territorial son diagnosticar, planificar, coordinar, integrar y, si es el caso, gestionar las políticas que fija el Plan de desarrollo de las políticas activas de empleo, y adecuar la oferta de los servicios y programas ocupacionales a las necesidades del territorio con el objetivo de mejorar la empleabilidad y la inserción laboral de las personas y fomentar el desarrollo socioeconómico.